Servicio Público: Sobre El Mito del Drano embotellado.

Hace ya un par de días vengo viendo en Facebook una "noticia", supuestamente publicada por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, que sólo con empezar muestra un tono sensacionalista y alarmista digno de un Hoax, o Mensaje Falso. Como la cosa sigue creciendo y a la final parece hacer más daño que beneficio, me tomé un tiempo para hacer una rápida búsqueda y desmentirla acá. Sígueme y veamos de qué se trata.



En la nota el CICPC, un órgano oficial Serio y Respetable, declara que personas "sin oficio" están dejando botellas llenas con Drano, agua y un trozo de papel aluminio, para que aquel que las levante al agitarlas las haga explotar como una bomba en menos de treinta segundos, corriendo incluso el riesgo de perder extremidades.

Si bien es completamente cierto que la Soda Cáustica, que es el principal componente del "Drano" puede reaccionar de modo sorprendente en contacto con el agua, este mensaje es definitivamente falso y, de hecho, perjudicial, por algunos detalles:

Primero - El Medio: Siendo el CICPC la institución que es, no está obrando del modo correcto al hablar de "sin oficios". Ese tipo de lenguaje no es el que utilizaría una casa de investigaciones como esta. Mucho menos publicaría la nota con errores ortográficos, montado sobre una imagen de mala calidad de su institución y sin ningún tipo de sello o firma que avale la validez del mensaje. Un comunicado de importancia como este debería salir por medios de gran alcance nacional como prensa, radio y televisión o su sitio web oficial, debidamente firmado y sellado por quien avale el "comunicado". Además, en la nota parecen haber olvidado que "Drano" es una marca que no se distribuye en Venezuela.

Segundo - El Autor: En la nota, por lo menos en su versión en Venezuela, aparece "firmando" escuetamente un "Lic Carlos Lugo", por el CICPC. Teniendo en cuenta que no cualquier persona en el CICPC puede emitir notas informativas de tamaña importancia sin la autorización correspondiente y que esta nota no está sellada por la directiva hay que preguntarse: ¿Quién es Carlos Lugo? Si damos un vistazo al directorio del Sitio Oficial del CICPC podremos darnos cuenta de que el Licenciado no está listado en él.

Tercero - La Hipérbole: Sí, como comentamos al principio, la soda cáustica y el agua pueden provocar efectos algo dramáticos, como algunos moretones e inclusive quemaduras de 2do grado. Sin embargo un envase tan pequeño como uno de agua mineral no podría generar la presión suficiente para "arrancar" una extremidad. Ni aún en los casos de botellas de agua de litro y medio, la botella siquiera llega a romperse, mucho menos podría arrancar un dedo. Es más peligroso un "fosforito" que una "bomba cáustica" en este caso.

Cuarto - El tiempo: Existe una cadena muy parecida a esta que circula desde hace dos años por correo electrónico. Esa versión, según los datos del "órgano oficial", llegó a nuestros buzones desde Chile. Para este entonces, ya los "sin oficios" deberían haber sido sancionados.

Para cerrar: Jugar con soda cáustica sigue siendo peligroso, puede producir quemaduras en su estado natural, sin siquiera ser expuesta al agua. Además, es terriblemente tóxica. A pesar de todo el dejar de recoger botellas por miedo a perder un dedo no sólo es algo paranóico, sino que le hace daño al ambiente. Si puedes aportar tu granito de arena a la causa ambientalista recogiendo una botella de agua significa un gran cambio para el medio ambiente. Si quieres de verdad prevenir, deberías dejar de lanzar fosforitos y cohetones. Por esos sale más gente herida y muerta al año y aún así, seguimos abusando de ellos.

Comentarios